CHRISTOPHE
PAUCELLIER

PHOTO
AWARD
FINALIST

S/T

«Lo siento, Sr. Croizon, pero esto no es posible. No cruzamos el canal de la Mancha sin brazos ni piernas.» Esta frase sería el punto de inicio de este extraordinario logro deportivo.

Estamos en 2008, 14 años después de su accidente y tras 200 horas de anestesia y operaciones que han dado como resultado la amputación de ambos brazos y piernas. Esta sería su mayor prueba de coraje. Tras 2 años y 35 horas semanales de entreno, el 18 de septiembre de 2010 llegó a Folkestone, Gran Bretaña. 13 horas y 26 minutos más tarde alcanzó la costa francesa en el cabo Griz Nez.

Desde que Philippe Croizon consiguió esta serie de logros, ha inspirado a todo el mundo a nadar.