MATTEO
BASTIANELLI

PHOTO
AWARD
FINALIST

Bodyrebuilding

Estambul, Turquía, 2016.

El refugiado sirio de 39 años, Ibrahim Shehabi, está en su habitación en Estambul. Ibrahim fue arrestado con una acusación falsa en Siria el 28 de enero de 2011, solo dos meses antes del inicio de la revolución que se convertiría en la guerra civil. Estaba en lo más alto de su carrera profesional, una montaña de músculos de más de 100 kg de peso, con múltiples reconocimientos logrados a lo largo de 20 años de duro sacrificio como culturista.

Después de dos años y medio en prisión, su peso descendió hasta unos 60 kg. La mayoría de los internos murieron por la violencia que sufrieron, o bien de hambre o privaciones; él logró suportar su sufrimiento durante tanto tiempo gracias a su aptitud física y su preparación atlética. Ya ha pasado por 8 operaciones quirúrgicas y todavía tendrá que someterse a más cirugía.

En su espalda todavía están impresas las marcas indelebles de su pasado, esas cicatrices que son testigo del sufrimiento que padeció en la prisión. Su frente es una explosión de la fuerza con la que espera reconstruir una vida normal. Dos caras de la misma moneda para todos los sirios, divididos entre el sufrimiento y la esperanza de recuperarse en el futuro.